Odontología: +34 91 440 23 30 Policlínica: +34 91 375 73 73 Llama y pide cita
Llama y pide cita
  • Odontología

  • Nutrición y Dietética

  • Fisioterapia y Rehabilitación

  • Podología

  • Clínicas Odontológicas

  • Policlínica

  • Alquiler de espacios

Conoce los beneficios del tratamiento con fisioterapia manual

¿Qué es la terapia manual?

La fisioterapia con terapia manual está compuesta por un extenso grupo de acciones activas y pasivas en las que el fisioterapeuta utiliza sus manos para realizar movimientos precisos diseñados para mejorar el dolor, aumentar el rango de movimiento articular, reducir o eliminar el edema, la inflamación o restricción, inducir relajación, mejorar la extensibilidad del tejido contráctil y no contráctil y mejorar la función. Estas intervenciones implican varias técnicas grados de aplicación de fuerzas. 

¿Qué técnicas se utilizan en terapia manual y cuáles son sus beneficios?

Entre la multitud de técnicas que emplea la terapia manual, podemos encontrar el masaje terapéutico, los estiramientos, el drenaje linfático manual o la cinesiterapia.

Cinesiterapia

La cinesiterapia es el grupo de técnicas de fisioterapia que se basan en emplear el movimiento como medida para mejorar la salud o recuperarse de una lesión o disfunción. Por lo tanto, la cinesiterapia son aquellas movilizaciones que realice un paciente bajo indicación del fisioterapeuta o con ayuda de este. Puede ser pasiva (el movimiento lo realiza el fisioterapeuta) o activa (los movimientos son realizados por el paciente con la asistencia o resistencia de aparatología o del fisioterapeuta).

En patologías que requieren un tiempo de inmovilización, es muy importante la rehabilitación temprana mediante cinesiterapia pasiva (el movimiento lo realiza el fisioterapeuta) para evitar las adherencias y retracciones que puedan sufrir los tejidos y que suelen producir una disminución del rango de movimiento de las articulaciones.

En fases posteriores, mediante cinesiterapia activa (los movimientos son realizados por el paciente con asistencia o resistencia de aparatología o del fisioterapeuta) se consigue mejorar aún más el rango de movimiento y la fuerza para que todas las estructuras afectadas recuperen la funcionalidad perdida o disminuida.

Masaje terapéutico

Es la técnica más antigua y conocida dentro de la terapia manual. Mediante la manipulación de los tejidos blandos se consigue la mejora de multitud de dolores derivados de malas posturas en el trabajo, traumatismos, lesiones deportivas o estrés.
Con ella actuamos sobre patologías neurológicas (parálisis, espasticidad, etc.), patologías del aparato locomotor (esguinces, contracturas, fracturas, etc.) y patologías reumatológicas como la artrosis. Pero también hay que destacar el efecto altamente beneficioso que aporta al bienestar psicológico en estos tiempos en los que el estrés acompaña al ser humano en cada actividad que realiza.

Masaje transverso profundo (CYRIAX) 

Es una técnica manual, generalmente dolorosa, que busca la movilización selectiva de tejidos blandos profundos mediante movimientos cortos y precisos en forma de vaivén en dirección transversa a las fibras a tratar. Se realiza en el punto exacto de la lesión para la rápida recuperación de la movilidad y funcionalidad normal, ya se encuentre este punto en un músculo, tendón o ligamento.

Multitud de estudios avalan la aplicación correcta de esta técnica, pues evita la formación de adherencias, reduce la inflamación y limpia la zona afectada de productos de deshecho generadas por la lesión para mantener el buen funcionamiento de los tejidos lesionados.

Aporta grandes mejoras en el crecimiento y reorganización de nuevas células de colágeno y elastina, por lo que se aumenta la velocidad de cicatrización de los procesos lesivos en ligamentos, músculos o tendones, entre otros.
Pese a ser una técnica dolorosa, es una de las técnicas de terapia manual favoritas de los fisioterapeutas ya que acelera los procesos de recuperación y reduce el número de sesiones a realizar.
Se utiliza en lesiones musculares, contracturas crónicas, tendinitis, adherencias en cicatrices, fascitis o esguinces, entre otros.

 Estiramientos

Los estiramientos son unas de las técnicas más utilizadas en fisioterapia manual. Podríamos definir el estiramiento como un acto terapéutico de la terapia manual encaminado a alargar los tejidos musculares para aumentar el rango de movilidad y la elasticidad del tejido conjuntivo.

Tienen gran variedad de aplicaciones ya que mejoran el tono muscular favoreciendo la fluidez y coordinación de los movimientos. Contribuyen a aumentar la flexibilidad de los músculos y su elasticidad previniendo lesiones y dolores en la práctica deportiva y en las rutinas diarias (malas posturas en el trabajo o en el tiempo de estudio, malos hábitos al cargar pesos, etc.).

Todas las personas, independientemente de si realizan ejercicio o no, deberían hacer una rutina de estiramientos adecuada a su estado físico ya que los músculos tienden a acortarse debido a la inactividad y pueden evitarse complicaciones futuras.

 Drenaje linfático manual

Es una técnica de fisioterapia manual que consiste en realizar con las manos movimientos suaves, lentos, rítmicos y precisos sobre la piel del paciente, siguiendo el recorrido de los canales linfáticos del cuerpo para facilitar la circulación de la linfa y con ello la eliminación de productos de deshecho del cuerpo reduciendo eficazmente los edemas.

El sistema linfático recoge el exceso de líquido que está entre las células de nuestro organismo y lo renueva a través de los vasos linfáticos para luego devolverlo al aparato circulatorio por las venas.

Transporta sustancias que son demasiado grandes para entrar en el sistema circulatorio a través de los capilares sanguíneos como ciertas proteínas y lípidos.

También tiene una función defensora o inmune ya que produce glóbulos blancos y anticuerpos para luchar contra infecciones y enfermedades.

Esta técnica está especialmente indicada para reducir el edema tras intervenciones quirúrgicas, en patologías traumatológicas que producen inflamación en alguna parte del cuerpo (hematomas, roturas de fibras o esguinces), retención de líquidos, trastornos vasculares periféricos, estrés, insomnio y en multitud de tratamientos de carácter estético.

Por todo ello en muchos de nuestros tratamientos, nuestros fisioterapeutas recurren a la técnica de la magnetoterapia ya que acorta los tiempos de curación y aporta al paciente múltiples beneficios.