Odontología: +34 91 440 23 30 Policlínica: +34 91 375 73 73 Llama y pide cita
Llama y pide cita
  • Odontología

  • Nutrición y Dietética

  • Fisioterapia y Rehabilitación

  • Podología

  • Clínicas Odontológicas

  • Policlínica

  • Alquiler de espacios

Tratamientos de la tendinitis

¿Qué es la tendinitis?

La tendinitis es una de los motivos de consulta más frecuentes dentro de las patologías tratadas en rehabilitación.

La tendinitis afecta a los tendones después de un uso repetido durante una actividad produciendo un desgaste. Estos movimientos excesivos y mal efectuados pueden dañar la articulación. La tendinitis es tan frecuente debido a que los tendones están poco vascularizados, y debido a esta falta de aporte sanguíneo, su rehabilitación se dificulta y es más lenta.

¿Por qué se produce la tendinitis?

  • Por un sobreesfuerzo muscular que provoca una alteración en el tendón inflamándolo.
  • Por realizar mal un ejercicio de forma repetitiva
  • Microtraumatismos en el tendón
  • Causa anatómica

¿Qué tipos de tendinitis existen y cómo tratarlas?

En la población dos de cada tres personas la sufren a lo largo de la vida, siendo las más conocidas, las epicondilitis, tendinitis del manguito rotador (tendinitis de hombro), tratamiento tendinitis rotuliana, tendinitis de DeQuervain y trocanteritis.

El tratamiento de tendinitis y la actuación del fisioterapeuta dependerá del tipo de tendinitis que padezca el paciente:

  • General
  • Entesitis: inflamación en la inserción del tendón en el periostio.
  • Miotendinitis: lesión ubicada en la unión músculo-tendón.
  • Tenosinovitis: lesión asentada en la vaina sinovial del tendón.

Las tendinitis de codo (epicondilitis o epitrocleitis), más comúnmente llamadas codo de tenista o codo de golfista, se caracterizan por un dolor constante en la zona del codo que cursa con dificultad para cargar peso con los brazos y pequeños movimientos del antebrazo, muñeca y mano. Se produce por realizar un ejercicio de forma repetitiva, como trabajos administrativos donde se requiere el uso excesivo de la musculatura del antebrazo. También puede ser a causa de la actividad deportiva o de un movimiento forzado y mantenido de forma puntual que provoca una sobrecarga en el tendón. El tratamiento de epicondilitis busca disminuir la tensión del tendón y sus músculos, mediante US, estiramientos, masaje transverso profundo para una correcta alineación de las fibras y un masaje más suave para la relajación de las fibras musculares y de este modo eliminar las tensiones que perduran el dolor.

Tendinitis de DeQuervain, es la tenosinovitis del abductor largo del pulgar y del extensor corto del pulgar. Se produce en personas de mediana edad y el paciente refiere debilidad al apretar la mano y dolor en ciertos movimientos de muñeca. 

Tendinitis del Manguito Rotador: el tratamiento de tendinitis en el hombro es otro de los tratamientos más frecuentes en nuestra clínica. Es sumamente importante porque comprende la articulación del hombro -que es la articulación con mayor movimiento del cuerpo y al mismo tiempo la más frágil por su anatomía-, y cuatro músculos que se encargan de mantener la cabeza humeral dentro de la cavidad glenoidea y proporcionar la estabilidad necesaria para mantener el hombro en su posición anatómica correcta. Los músculos que comprenden el manguito rotador son el supraespinoso, el infraespinoso, el subescapular y el redondo menor. Las causas para padecer tendinitis en hombro pueden ser variadas, como un sobreesfuerzo de la articulación, movimientos repetidos, mala alineación de los segmentos articulares o musculares, desgaste de la articulación, inflamación de la bursa, que es una especie de bolsa normalmente lisa que ayuda a proteger los tendones. Respecto a la edad y el sexo de los pacientes, esta patología es más común en mujeres que en hombres y a una edad que oscila sobre los 40 años como inicio, siendo más acusada en edades más avanzadas. También es común en personas que cursan enfermedades musculoesqueléticas como las artritis. La ocupación profesional también es una de las causas de aparición, ya que la tendinitis suele ser habitual en pacientes que cargan mucho peso ya que se hacen daño en la articulación.

Los síntomas que caracterizan a la tendinitis del manguito rotador son dolor y una sensación de hipersensibilidad en la zona del hombro que puede extenderse hacia abajo por el hombro, incapacidad de elevar el brazo o de intentar tocarse la espalda, problemas para dormir debido al dolor y no encontrar una posición en la que el brazo no duela.

La tendinitis rotuliana: es una lesión en el tendón que conecta la rótula con la tibia. El tendón rotuliano trabaja con los músculos de la parte frontal del muslo para extender la rodilla y permitir la flexión y movimientos. La tendinitis rotuliana es habitual es deportistas que practican deportes en los que hay que saltar, como el baloncesto y el voleibol. Para la mayoría de las personas, el tratamiento de la tendinitis rotuliana comienza con una terapia física para estirar y fortalecer los músculos alrededor de la rodilla.

La trocanteritis es el dolor en la zona del trocánter, situado en el lateral de la cadera y tiene mayor prevalencia en mujeres por su anatomía, ya que la cadera es más ancha y tiene un mayor ángulo de inclinación del fémur durante la marcha. Los ejercicios para la reeducación muscular y de la marcha son necesarios para una correcta evolución, junto con los estiramientos de los músculos de la cadera.

¿Cuáles son los síntomas de la tendinitis?

  • La disminución de la fuerza muscular
  • Dolor crónico y continuo
  • Inflamación de la zona
  • Dificultad para realizar movimientos incluso incapacidad
  • Sensación de “enganche” de los tendones al realizar movimientos
  • Todos ellos comienzan de forma suave y progresiva hasta llegar a la incapacidad funcional
  • Una de las características que la confirman es que el dolor fluctúa, aumentando y disminuyendo de forma continua.

¿Cómo son nuestros tratamientos de tendinitis?

El tratamiento de las tendinitis en rehabilitación lo realizamos con diferentes técnicas terapéuticas:

Termoterapia: con la termoterapia, tanto superficial como profunda, conseguimos un efecto vascularizante que lograr aumentar el umbral sensitivo al dolor. Para ello empleamos infrarrojos, onda corta y microondas.

Electroterapia: principalmente contamos con las corrientes interferenciales y las corrientes Tens, que empleamos con un objetivo analgésico y que da muy buenos resultados. Este efecto se produce por el aumento del flujo sanguíneo con la vasodilatación y un bloqueo de mensajes dolorosos a nivel de las astas de la médula junto con un aumento del umbral de la sensibilidad. 

Ultrasonidos: el uso de US para las tendinitis está siendo muy usado en las clínicas de fisioterapia con el fin de conseguir una mejor relajación de las fibras musculares y tendinosas. 

Masoterapia: la masoterapia consiste en, mediante el empleo de las manos del fisioterapeuta, producir una relajación muscular, reduciendo posibles contracturas, al realizar masajes de forma lenta, suave y abarcando todo el músculo, o de forma más localizada mediante un masaje transverso profundo. Los estiramientos musculares junto a la movilización de los diferentes segmentos que comprenden estas articulaciones van a ser de gran utilidad durante el tratamiento.

Cinesiterapia: consiste en una rehabilitación basada en el movimiento, empezando de forma pasiva y pasando progresivamente a activa y posteriormente resistida. Los patrones de Kabat son muy empleados en las tendinitis, pudiendo realizar en un movimiento un estiramiento donde se abarcan gran cantidad de músculos, tendones, fascias y ligamentos, siendo muy productivo y efectivo en la resolución de la patología.

El tratamiento de fisioterapia para las tendinitis tiene el objetivo de facilitar la regeneración tendinosa y eliminar fenómenos dolorosos e inflamatorios. En la fase aguda es fundamental el reposo para dejar descansar la articulación y no agravar la lesión; posteriormente, en la fase subaguda, pasamos a una readaptación músculo-tendinosa al esfuerzo de forma muy progresiva, empezando con movimientos suaves para evitar posibles limitaciones del movimiento debido a la rigidez y baja elasticidad de los tendones tras un desuso. También se aconseja el uso de hielo como método antiinflamatorio.