Odontología: +34 91 440 23 30 Policlínica: +34 91 375 73 73 Llama y pide cita
Llama y pide cita
  • Odontología

  • Nutrición y Dietética

  • Fisioterapia y Rehabilitación

  • Podología

  • Clínicas Odontológicas

  • Policlínica

  • Alquiler de espacios

Tratamientos de esguinces

¿Qué son los esguinces?

Los esguinces son lesiones de los ligamentos, que son las bandas fibrosas que unen dos o más huesos. Estos ligamentos son los encargados de dar estabilidad a una articulación. El mecanismo lesional, generalmente, es una torcedura o situación forzada de la articulación, poniendo en tensión extrema a los ligamentos y provocando una elongación o rotura de las fibras de estos. Dependiendo de la afectación del ligamento los esguinces se diagnostican en tres grados:

Esguinces Grado I

Se produce una distensión de los ligamentos provocando micro-roturas en las fibras. En este caso no se produce una laxitud secundaria y podrá realizar movimientos completos con dolor ligero y una leve inflamación en la articulación.

Esguinces Grado II

Rotura parcial del tejido ligamentoso. El dolor en este caso es moderado y la inflamación más evidente. Produce una ligera inestabilidad con tumefacción, deformidad y hematoma.

Esguinces Grado III

Rotura completa de un ligamento o varios. En esta ocasión aparece mucho dolor e inflamación muy severa, deformidad, equimosis e impotencia funcional. El paciente no puede ni hacer movimientos ni cargar.

¿Por qué se producen los esguinces?

Las causas de los esguinces suelen ser por caída, torcedura o un golpe directo que desplaza la articulación de su posición normal, sobreestirando y rompiendo las fibras de los ligamentos que estabilizan las articulaciones.

Esto puede suceder tanto en la práctica deportiva como las actividades de la vida diaria. Este tipo de lesiones suelen suceder porque tengamos una laxitud articular genética, un déficit de fuerza, fatiga muscular, porque llevemos un calzado inadecuado o nos encontremos con superficies con desniveles o resbaladizas.

¿Qué tipos de esguinces hay y cómo tratarlos?

El esguince más común es el de tobillo y se relaciona sobre todo con la práctica deportiva. Después estaría el de rodilla seguido por el de muñeca y el esguince cervical aunque también son comunes las esguinces de las articulaciones de los dedos en la práctica de baloncesto o balonmano.

Esguince de tobillo

La articulación del tobillo tiene por su cara externa el ligamento lateral externo, que está formado por tres fascículos que son:

  • Ligamento peroneo astragalino anterior
  • Ligamento peroneo astragalino medio
  • Ligamento peroneo astragalino posterior que es el que menos afectación suele tener

La causa más común del esguince de tobillo es generalmente una torcedura al pisar sobre una superficie inestable en la práctica tanto deportiva como en la vida rutinaria. El tratamiento de esguince de tobillo es uno de los más demandados en nuestra clínica de fisioterapia.

Esguince de rodilla

En la rodilla encontramos cuatro ligamentos dispuestos de la siguiente manera. En la cara externa está el ligamento lateral externo que va desde el fémur a la cabeza del peroné. En la cara interna tenemos el ligamento lateral interno que va del fémur a la tibia. Este ligamento es el que más afectaciones presenta. Los que más estabilidad dan a la rodilla son:

- Ligamento cruzado anterior. Este representa el mayor índice de rotura y suele ir asociado a una lesión de menisco. Es muy común en la práctica deportiva y se produce por una torsión asociada a una extensión máxima. Es muy habitual verlo en futbolistas ya que suele suceder que el cuerpo gira haciendo una rotación en la articulación con el pie clavado en la superficie.

- Ligamento cruzado posterior. Este sufre menos lesiones.
El tratamiento del esguince de rodilla dependerá de su grado de severidad y de los ligamentos que estén comprometidos. Cuando el ligamento sufre una rotura total, se plantea una cirugía. Las cirugías son más habituales en las lesiones de rodilla.

Esguince cervical

También se le nombra como latigazo cervical. Suele producirse en los impactos entre vehículos sobre todo en los alcances por detrás. Este golpe provoca una flexo-extensión muy violenta de toda la columna cervical provocando esguinces, incluso daños en los discos intervertebrales y pérdida de la lordosis cervical. La sintomatología que provoca este accidente es muy extensa. Puede provocar gran contractura en toda la musculatura tanto cervical como dorsal, sintomatología irradiada a los miembros superiores, parestesias, mareos, cefaleas y vértigos.

 ¿Cómo son nuestros tratamientos de esguinces?

El protocolo de tratamiento se establece según el grado del esguince y la fase en la que se encuentra. En la fase aguda, que engloba los primeros 5 días, solemos aplicar hielo local, reposo relativo, aunque no debemos dejar de andar si la lesión lo permite, esto ayudará a la reabsorción del edema, y vendaje funcional. Nunca inmovilizar la articulación, esto dará más problemas secundarios.

El tratamiento según los grados de afectación:

Tratamientos de esguinces Grado I

  • No inmovilizar la articulación
  • Hielo en la fase aguda o hasta que desaparezca la inflamación
  • Movilizaciones articulares para flexibilizar
  • Potenciación y refuerzo de toda la musculatura periarticular
  • Trabajar la propiocepción
  • Masaje transverso profundo de Cyriax
  • Ultrasonido

Tratamientos de esguinces  Grado II

  • Vendaje funcional
  • Reposo relativo
  • Aumentar la movilidad
  • Bajar el tono de la musculatura espasmada
  • Fortalecer la musculatura periarticular
  • Propiocepción y equilibrio de la articulación.

Tratamientos de esguinces Grado III

  • Reposo más prolongado hasta que el dolor y la inflamación nos permita la carga
  • Hielo local
  • Movilizaciones de la articulación siempre respetando el periodo agudo
    Pasado este periodo empezaremos también con la potenciación y la propiocepción sin carga al principio.

Para lograr una buena rehabilitación de las lesiones deportivas es muy importante hacer un tratamiento completo y conseguir normalizar la articulación, mantenerla fuerte y trabajar muy bien la propiocepción para que no se produzcan recidivas.

Cuando el ligamento sufre una rotura total, se plantea una cirugía según la actividad deportiva que tenga el paciente. Las cirugías son más habituales en las lesiones de rodilla.