Odontología: +34 91 440 23 30 Policlínica: +34 91 375 73 73 Llama y pide cita
Llama y pide cita
  • Odontología

  • Nutrición y Dietética

  • Fisioterapia y Rehabilitación

  • Podología

  • Clínicas Odontológicas

  • Policlínica

  • Alquiler de espacios

Hongos e infecciones en la piel del pie más frecuentes

Nuestros podólogos te explican cuáles son los hongos e infecciones más frecuentes en la piel del pie, y te dan algunos consejos para prevenirlos.

Fecha Octubre
Área de conocimiento Podología

En este post nos centramos en una parte del cuerpo a la que a veces no le damos la importancia que merece: los pies. Y es que, hay que mimarlos cada día y prestar especial atención a su estado óptimo de salud para evitar males asociados a no prestarles demasiada atención y cuidado.

Ten en cuenta que los pies soportan a diario el peso de todo el cuerpo. Un esfuerzo al que hay que sumarle el roce continuado del calzado y la sudoración provocada por los calcetines o medias. 

Además, en determinadas ocasiones, no cuidamos los pies como deberíamos, debido a llevar zapatos demasiado estrechos o calzado con puntas afiladas que hacen que los dedos tengan que adaptarse a ese espacio estando en posiciones poco naturales. También hacemos que los pies estén sobreexpuestos al roce y sobrecargados cuando lucimos unos tacones. 

Los aspectos citados anteriormente son algunos de los motivos por los que la piel de los pies puede presentar problemas a lo largo de la vida.

Por ello, es vital conocer a qué patologías podemos estar expuestos si descuidamos esta parte del cuerpo, para así poder atajarlas cuanto antes y conseguir conservar los pies bonitos y, ante todo, sanos.

¿En alguna ocasión has tenido problemas en los pies? Es probable que se deban a la presencia de hongos e infecciones. Ante todo, has de tener en cuenta la importancia de acudir al podólogo para que analice tu caso y efectúe el diagnóstico y tratamiento pertinentes. Y es que, el especialista en Podología es el profesional más preparado para ofrecerte consejos básicos para la prevención de los hongos e infecciones en la piel de los pies.

Hongos e infecciones más frecuentes en el pie:

  • Pie de atleta: infección micótica (fúngica) muy común, la cual se contagia principalmente al caminar descalzo por superficies húmedas, como piscinas, duchas públicas o vestuarios, entre otras. Aunque no reviste gravedad, esta infección provocada por hongos es muy molesta, al producir un picor muy fuerte en la piel del pie. Como norma general, suele comenzar debajo de los dedos causando, a veces, grietas en la piel que son muy dolorosas.
  • Tiña de los pies: infección provocada por un tipo de hongos diferentes a los del pie de atleta. Generalmente la padecen personas jóvenes, que practican mucho deporte y se calzan con zapatillas deportivas incluso en los días más calurosos del año. Suele aparecer entre los dedos de los pies, pica mucho y es muy molesta. 

Estos dos casos son infecciones por hongos. Si es tu caso, y en alguna ocasión las has padecido, has de tener en cuenta esta serie de consejos para prevenirlas:

  • No ir descalzo en piscinas, duchas públicas y vestuarios, usando siempre chanclas.
  • Mantener una correcta higiene de los pies, lavándolos bien y secándolos, incluso la piel de entre los dedos para evitar que la humedad favorezca la aparición de hongos.
  • Cambiar de calzado con frecuencia. Es mejor ir alternando los zapatos que nos ponemos para que estén perfectamente aireados antes de su siguiente uso.
  • Ponerse calcetines de algodón cien por cien, ya que es el material más adecuado para mantener los pies secos durante la práctica deportiva.

Otros de los problemas más frecuentes en la piel de los pies, son: 

  • Verrugas plantares: conocidas también como papilomas, ya que son una infección vírica causada por el virus del papiloma humano. Las verrugas plantares son causadas por una infección en la capa externa de la piel de las plantas de los pies. Aparecen cuando el virus ingresa en el cuerpo a través de pequeños cortes, grietas o heridas. Contagiarse con el VPH es muy fácil en lugares donde hay humedad, como duchas en gimnasios, vestuarios o piscinas. Su apariencia es como una mancha plana circular, con un área deprimida en el medio amarillenta o negra, o con costra. Los principales perjudicados son los niños y las personas con un sistema inmune débil. Se consideran tumores benignos con poco riesgo de ser cancerígenos.
  • Eczemas: los eczemas atacan a las personas de cualquier edad y pueden ser causados por roces, aunque es más frecuente que sean provocados por por alguna alergia o infección. Esta alergia puede manifestarse a consecuencia de los tratamientos que se utilizan para los hongos, ya que a veces se confunde el eczema con una micosis (hongos).
  • Hiperhidrosis: es la sudoración excesiva de los pies causada por diversos motivos, entre ellos, el uso de calzado inadecuado. En general, la hiperhidrosis se debe a causas hormonales o a problemas en las glándulas sudoríparas.
  • Dermatitis plantar juvenil: es un tipo de dermatitis que afecta a niños o personas muy jóvenes y que está relacionada con los problemas asociados a la piel atópica. Suele presentar descamaciones en la piel y rojeces, las cuales pueden ser el detonante de fisuras altamente dolorosas. Para su prevención y evitar que el problema se agrave, es primordial la correcta higiene, llevar buen calzado, hidratarse, usar calcetines de algodón y secar perfectamente los pies.

En la piel del pie también pueden presentarse otras patologías como el pie diabético. Es una infección, ulceración o destrucción de los tejidos profundos del pie padecida por pacientes con diabetes mellitus. Puede provocar pérdida de la percepción ante estímulos dolorosos y propiocepción del pie, atrofia, deformidades, sequedad, edemas y distensiones vasculares.

¿Crees padecer o haber padecido alguna de estas dolencias? Ante la sospecha de estar sufriendo este tipo de hongos o infecciones, has de acudir a un profesional cualificado para que te ofrezca un correcto diagnóstico según tu caso clínico y te facilite las pautas pertinentes para su tratamiento y prevención. Evita autodiagnosticarte y recurrir a tratamientos caseros, lo único que conseguirás es agravar y complicar la infección.