Odontología: +34 91 440 23 30 Policlínica: +34 91 375 73 73 Llama y pide cita
Llama y pide cita
  • Odontología

  • Nutrición y Dietética

  • Fisioterapia y Rehabilitación

  • Podología

  • Clínicas Odontológicas

  • Policlínica

  • Alquiler de espacios

¿Qué es el bruxismo y qué tratamientos hay?

¿Quieres saber más acerca del bruxismo? En este post nos centramos en qué es, las causas por las que se produce, los efectos que tiene y cómo ponerle remedio.

Fecha Octubre
Área de conocimiento Odontología

FUENTE IMAGEN: EFE SALUD

En más de una ocasión habrás oído hablar del bruxismo y de los problemas asociados a padecerlo. Aproximadamente un 70% de la población en España sufre los efectos de esta patología, también conocida como “la enfermedad silenciosa”, que se caracteriza por apretar de forma inconsciente la mandíbula y rechinar los dientes, produciendo el consiguiente desgaste de los mismos.

Aunque no se conocen en profundidad las causas del bruxismo, se asocia al estrés el principal factor desencadenante de esta dolencia. Existen otros motivos que pueden contribuir a su aparición, como una alineación inadecuada de los dientes, la alimentación, la presencia de trastornos respiratorios durante el sueño, las malas posturas al dormir o la ansiedad.

Bruxismo: síntomas, consecuencias y soluciones

El bruxismo puede darse tanto de día (bruxismo diurno) como de noche (bruxismo nocturno), aunque cabe mencionar que suele manifestarse más mientras se duerme. Muchas veces la persona que lo padece no es consciente, suele ser otra persona la que le alerta de que por las noches rechina los dientes, uno de los principales síntomas de que se padece bruxismo. En otras ocasiones, es el propio dentista quien informa al paciente de que tiene bruxismo tras realizarle una revisión odontológica rutinaria.

Los síntomas del bruxismo suelen aparecer generalmente a edades tempranas, sobre todo durante la adolescencia, afectando por igual a hombres y mujeres. Y hay que estar alerta ante su aparición, ya que, según los expertos en odontología, se trata de un “hábito muy perjudicial” que puede provocar, entre otras consecuencias, encías retraídas, hipersensibilidad aguda, sensibilidad dental, desgastes extremos, dolor en la musculatura y en la articulación de la mandíbula, así como irradiación del dolor, provocando incluso dolor de cuello, oído o cabeza, e insomnio.

Teniendo en cuenta las drásticas consecuencias que puede tener el bruxismo, ante la duda de si lo padecemos, hay que acudir al odontólogo para que valore nuestro caso y nos ofrezca las mejores soluciones para ayudar a mitigar esta dolencia. Es un aspecto clave, ya que, si no se corrige a tiempo este problema, puede desembocar en patologías o alteraciones articulares y en una disyunción maxilar que puede desencadenar trismo (un síntoma que dificulta o limita la correcta apertura de la boca) e, incluso, generar una contractura muscular muy dolorosa.

¿Cuáles son los posibles tratamientos para el bruxismo?

Cuando acudas a la clínica odontológica, el dentista te derivará al especialista en ATM (articulación temporomandibular), quien será el profesional responsable de valorar tu caso, realizar el diagnóstico y definir el tratamiento adecuado, además de estudiar cuál ha sido el factor detonante de que desarrolles esta dolorosa patología.

En general, los tratamientos para el bruxismo están orientados a reducir el rechinamiento de los dientes, prevenir el desgaste del esmalte, eliminar el dolor y evitar posibles daños permanentes en la mandíbula, distinguiendo entre dos tipos de soluciones para paliar sus efectos:

  • Férula de descarga. El especialista recomienda al paciente el uso de la férula de descarga en la mayoría de los casos, principalmente cuando se trata de bruxismo nocturno. Es una prótesis ajustada a la dentadura del paciente, que ha de colocarse mientras se duerme, y con la que se busca relajar y reconocer la articulación ATM para así poder evitar el rechinamiento de los dientes que provoca el desgaste del esmalte.
  • Rehabilitación protésica. Se emplea en los casos de bruxismo más avanzado, que tienen como consecuencia un significativo desgaste dental y una disminución de la dimensión vertical que afecta a la articulación temporomandibular. Se recomienda la rehabilitación protésica de las piezas dentales, con el objetivo de recuperar la posición articular idónea.

Como has podido comprobar, el problema del bruxismo no es para tomárselo a la ligera. Es vital acudir al especialista ante los posibles síntomas. Serán quienes nos puedan ayudar y recomendar las actividades que nos ayuden a mitigar sus efectos y a reducir el estrés que tanto perjudica, entre ellas, realizar ejercicios de relajación, masajear las zonas musculares mandibulares afectadas y dormir las horas adecuadas manteniendo una correcta postura corporal. ¡Podemos mitigar las molestias provocadas por esta enfermedad silenciosa!